¿Existe Dios?

Aug 12 2000 - Krishna Talk 4

English

Pregunta: Tengo un amigo que dice que no se puede saber si Dios existe, porque no puedes verlo, por lo que él dice que es un error basar tu vida en una suposición. También se pregunta ¿Por qué los devotos citan las Escrituras? ¿No Son capaces de pensar por sí mismos?

Respuesta: Los devotos citan las Escrituras, porque las Escrituras son los ejemplos registrados de las almas muy avanzadas y grandes pensadores que nos han precedido en la búsqueda de conocer la Verdad Absoluta. Lo que han registrado en sus notas, en sus tesis doctorales, se conoce como escritura. La experiencia de lo que es bueno y lo que se quiere evitar en el camino que nos conduce a la conciencia de Dios está registrado en las Escrituras. Las palabras de las Escrituras son como muchos faros que nos muestran el camino a través de la niebla y la oscuridad de la concepción material.

La Escritura no puede ser entendida por personas con un cerebro apagado. Sólo aquellos con buddhi o inteligencia purificada pueden entender las Escrituras. ¿No es inteligente aprovechar los conocimientos que ya están registrados en los libros autorizados? En un tribunal de justicia, un abogado citara los casos anteriores en los anales jurídicos. ¿Debemos asumir que el abogado no tiene la capacidad de pensar por su cuenta, simplemente porque él cita los libros de leyes? El médico también puede consultar los textos médicos para poder curar a un paciente de una enfermedad en particular. ¿Deberíamos, entonces, suponer que el médico no tiene la capacidad para diagnosticar al paciente por su cuenta? La experiencia nos demuestra que el buen doctor y el buen abogado tiene volúmenes de libros relacionados para su referencia. Así que ¿Por qué debería ser diferente en la búsqueda de Dios? Si los libros de texto apropiados están disponibles, ¿No se debe tomar ventaja de estos libros? Las escrituras se escriben sobre la base de las experiencias personales de aquellos que han tenido cierto éxito en el mundo de la conciencia, la conciencia de Dios. Las Escrituras dicen: "Esto ha sido descubierto. Dirígete hacia allá y observa  por ti mismo."

Un hombre con conocimiento de las Escrituras es sin duda un libre pensador, un auto-pensador. La capacidad de pensar por uno mismo es, de hecho, un requerimiento para ser consciente de Dios. La conciencia de Dios no puede ser alcanzada con el cerebro apagado. ¿Qué es un cerebro apagado? Es aquel que piensa que Él es el cuerpo material hecho de elementos materiales, y que a obtenido un cerebro apagado. Estas personas no pueden pensar por sí mismos, porque no saben lo que es el ser. Bajo la dirección de la escritura uno se convierte consciente de sí mismo. Entonces el pensamiento real comienza. Y uno puede pensar por si mismo.

Una persona con conciencia material no es un pensador libre, porque esas personas están siempre bajo las impresiones mentales y físicas del cuerpo material, lo cual es falso. Sólo aquel que ha comprendido la diferencia entre materia y espíritu puede ser un auto-pensador. Estas personas siempre tienen las escrituras en una estrecha alianza con sus prácticas. No es un signo de debilidad el citar las escrituras. Más bien, es un signo de progreso espiritual.

Alguien puede decir que tenemos que probar que Dios existe. Ellos dirán: "Muéstrame a Dios, yo quiero verlo". Pero vamos a decir: "Porque usted no puede ver a Dios no prueba que Dios no existe." Un ciego dice que el Sol no existe simplemente porque no lo puede ver? El hombre ciego no puede ver el Sol, pero su ceguera no descalifica la existencia del sol.

El argumento puede ser puesto que el ciego no puede ver el Sol, pero él puede sentir los rayos del sol. Él puede sentir el calor suave de los rayos del sol. Así que ¿Debemos ser capaces de tener alguna experiencia tangible de la existencia de Dios antes de aceptarlo plenamente?. Eso no es razonable. Aunque el ojo material no tiene la capacidad para ver la forma trascendental de Dios, sin embargo, se puede sentir que Él existe. El sentimiento es un sentido más alto y más fiable que la vista. Pero ese sentimiento no es a flor de piel, al igual que la percepción de los rayos del Sol, es un sentimiento profundo en el corazón. Con los sentimientos en el corazón se puede confirmar que Dios existe. Dios está en lo más profundo de nuestra existencia. En el plano más profundo de nuestra conciencia, en el centro de nuestro corazón, su existencia se puede sentir. De hecho, es una experiencia profundamente personal, no algo para los turistas del mundo terrenal. "Muéstreme a Dios!" y simplemente quieren que baile ante sus ojos. No es así. Se necesitan muchos requerimientos si queremos ver a Dios.

No es irrazonable. Primero hazte merecedor a ti mismo. "En primer lugar se merece, después se desea." ¿Hay alguna cosa de valor en este mundo que lo puedes tener simplemente por quererlo? Simplemente diciendo: "Quiero ser rico!" ¿Se vuelve rico? No, muchas cosas son requeridas antes de conseguirlo. Basta con decir: "Yo quiero ser un médico!" ¿Se vuelve inmediatamente un médico? No. Entonces, ¿por qué deberíamos pensar que la demanda para ver a Dios debe se debe cumplir de inmediato? En primer lugar, se merece, entonces después se desea. Así es.

Un ateo no tiene ninguna prueba de que Dios no existe, por lo que ¿No es un riesgo basar nuestra vida sólo en una suposición? La posición de el teísta es siempre más positiva que la del ateo. Pensemos por un momento. Hay dos hombres. Uno de ellos es un teísta y el otro es ateo. Cada uno vive su vida de acuerdo a su credo, y al final los dos hombres tienen que morir. Digamos que por el bien del argumento de que cuando muere el teísta no hay Dios. Entonces, ¿qué importa? Creía en Dios, pero al final no había Dios. Así que ¿qué importa? La muerte llega y la vida ha terminado, terminado, al final. No hay pérdida, no hay ganancia, simplemente termina.

Por otro lado el ateo muere y él estaba equivocado. Hay un Dios! Entonces, ¿qué?, ¿qué hace ahora? Ya es demasiado tarde. Toma de nuevo nacimiento en el mundo material y sufre y goza de acuerdo a los hechos de su vida pasada. Así que para ser un ateo, uno tiene que admitir, que es una propuesta bastante arriesgada. La posición de un teísta es siempre más segura y más conveniente que la de un ateo.

Los devotos de Krisna no son muktivadis, aquellos que quieren la liberación de los sufrimientos materiales. Tampoco son los devoto jñanis de Krsna, que quieren conocer a Dios a través del conocimiento, el cálculo y la especulación. Tampoco son los devotos de Krisna entre los karmis y sahajiyas, los sensualistas que quieren experimentar a Dios con sus sentidos materiales, como el ojo. Los devotos de Krisna son bhaktas. Ellos simplemente quieren amar a Dios, y la reciprocidad de su amor por él es de hecho la mayor confirmación de su existencia.